Presidente Lenín Moreno advierte de un déficit de $ 2.250 millones al año en el IESS

El presidente de la República, Lenín Moreno, advirtió ayer que el IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) tiene un déficit cada año que podría llegar a $ 2.250 millones. Esto se desprende al comparar el ingreso promedio de la entidad frente a sus egresos.

Moreno indicó que el ingreso mensual promedio por diversos conceptos que tiene el IESS, entre ellos los aportes de empleados y empleadores, es de $ 325 millones. Sin embargo, el egreso mensual es de $ 512 millones, o sea, $ 187 millones de déficit cada mes”, dijo. De esta manera la brecha puede llegar a $ 2.250 millones al año, “cantidad inmanejable para cualquier Estado”.

El mandatario advirtió que el problema es que actualmente existe un mayor número de pensionistas y el número de afiliados o contribuyentes no crece de la misma manera. De seguir así las cosas, quienes ahora tienen 20 años y aportan al IESS tendrán problemas a la hora de cobrar sus pensiones a futuro.

El jefe de Estado hizo las declaraciones en medio de un evento en el cual se procedió a cancelar $ 1.527 millones al IESS para cubrir la contribución del 40 % de las pensiones, al que está obligado por Ley, pero que no había honrado desde hace un año, por los problemas de liquidez. El pago se hará en tres cuotas hasta diciembre. Es decir, se pagarían tres desembolsos de $ 509 millones cada uno.

El presidente del Consejo Directivo del IESS, Jorge Wated, reconoció la voluntad de pago del Gobierno y agradeció tanto al anterior ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, como al actual, Mauricio Pozo.

En el evento no se comentó si el IESS, con la nueva liquidez, adquirirá bonos del Estado. Sin embargo, el presidente del Consejo del IESS, Jorge Wated, ya había dicho antes que el proceso de pago sería en dos segmentos: uno en efectivo por $ 600 millones y $ 800 millones en bonos.

Por ello se prevé que en los próximos días, el Biess anuncie una importante inversión en bonos del Estado. En todo caso, esa institución ya tiene planes para realizar con esos bonos operaciones de liquidez para a su vez inyectarla en la economía nacional.

El presidente aclaró que dicho pago no se hizo con los dineros que vinieron del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero sí explicó que esos flujos externos permitieron liberar otros internos con los cuales se paga la deuda.

También aclaró que el pago alivia un problema de corto plazo, pero advirtió que debe haber una reforma estructural de la Seguridad Social con el fin de resolver el problema de fondo: que esta no es sostenible en el tiempo.

Por su parte, el ministro Pozo aseguró que este acto demuestra la voluntad del Gobierno de honrar sus obligaciones, tanto internas como externas.

Confirmó que el pago de la deuda es positivo, pero dijo que es una parte pequeña frente a lo que hay que hacer en torno a la Seguridad Social. “Es una pieza de un rompecabezas más grande que estamos trabajando”, dijo.

Explicó que existe una crisis profunda y que es responsabilidad del Gobierno buscar una solución. El ministro comentó que se está preparando una reforma estructural a la Seguridad Social y que este tema rebasa un problema de Gobierno y que es una necesidad del Estado.

Efectivamente, el presidente Moreno dijo que se ha creado un Comité Interinstitucional, conformado por la Presidencia, Finanzas, el IESS y el Biess, para llevar adelante la propuesta de reforma.

Para Jorge Madera, director de la Mesa de Seguridad Social, es positivo que se haya hecho el pago, que debe ser tomado como un abono de la deuda del 40 %, pues indica que a la fecha actual la deuda estaba en cerca de los $ 2.000 millones.

También considera prioritario hacer una reforma integral del sistema de Seguridad Social, la cual debe incluir una nueva arquitectura financiera, pues el IESS no puede vivir a la espera de las dádivas del Gobierno.

Para Madera, entre los cambios que deben proponerse están modificar la institucionalidad, reducir la obesa estructura del IESS, que ahora representa en nómina unos $ 1.000 millones anuales. También sería importante poner sistemas informáticos de última generación para reducir el personal innecesario.

En cuanto al tema del manejo mismo del IESS, lo deben hacer técnicos y no gente que llega a hacer negocios.

Una vez que se aborden estos temas también se debe mirar al sistema pensional, con base en cómo funciona la demografía. “Se debe buscar cómo mantener el actual sistema de pensiones, pero también ofrecerles algo a los jóvenes en esta materia”, dijo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *