Bañistas retornarán a las playas en julio y servidores definen medidas seguras.

Después de cuatro meses de pandemia del coronavirus, a partir del siguiente mes quienes gustan de ir a la playa podrán hacerlo con las prevenciones del caso, como parte de un proyecto piloto que apunta a la reactivación en la zona costera, anunció la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

El acceso de bañistas a las playas se restringió para contrarrestar los contagios del COVID-19. A escala nacional hasta ayer el Ministerio de Salud Pública reportó 53 156 casos.

La funcionaria dio a conocer la decisión durante la presentación del sistema informático Distancia2, desarrollado con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que permitirá alertar en tiempo real a la ciudadanía sobre aglomeraciones. Esto, con megafonía incorporada en las cámaras de videovigilancia del ECU911.

Romo señaló que en las playas habrá una primera alerta y si es que no se respeta el distanciamiento social se ejecutaría una evacuación.

Aunque sin fecha fijada, Montañita y Ayangue serían las primeras en recibir bañistas en la provincia de Santa Elena, indicó María del Carmen Aquino, titular de la Empresa Municipal de Turismo de Santa Elena (Emuturismo), quien añadió que se definen algunas acciones para el plan piloto.

Este, agregó, será presentado al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, instancia que lo debe aprobar.

Montañita está entre las consideradas debido a que existe mayor control en cuanto al acceso a la playa, dijo la directora de Emuturismo. Aunque, añadió que también se analizan otros factores. Uno de estos es que quienes alquilen carpas lo hagan cumpliendo el distanciamiento social respectivo.

En tanto, en Manabí la noticia generó expectativas entre los operadores turísticos de las playas de Manta, por ejemplo.

Que el acceso no pase de 500 turistas, que carpas y parasoles estén distanciados hasta en 3 metros y que los expendedores de comida se turnen para atender a clientes. Esas son parte de las propuestas que desde hace tres semanas ha diseñado el Departamento de Turismo de Manta, dentro de una propuesta para que los balnearios de esta localidad manabita sean considerados.

Isidro Rodríguez, director del Departamento de Turismo del Municipio de Manta, indicó que se tomaron como ejemplo los planes para la reactivación playera de España y Portugal, que respetan la distancia.

“Hemos preparado una propuesta con días, con horarios y que también de cierta manera vamos a tener, en el caso que aprueben, hacer un vallado para poder controlar el aforo. Luego el tema de personas que alquilan parasoles que es uno de los grandes cambios que va a haber, deben distanciarse las carpas al menos 3 metros, para que la gente se sienta segura”, indicó Rodríguez.

Manta cuenta con trece playas, pero como el plan piloto será progresivo, inicialmente se buscará permitir el acceso en El Murciélago y en Ligüiqui, ubicada en la zona rural.

La propuesta será presentada a más tardar la próxima semana. En Manta se estima una pérdida de $25 millones durante la pandemia, según la Cámara de Turismo local.

En otras playas manabitas como Pedernales, Sucre y San Vicente los operadores opinaron que a más del sector turístico los visitantes también se beneficiarán de poder disfrutar del mar y de recrearse después de la tensión de la crisis.

En Esmeraldas, nueve playas se alistan para recibir a los turistas. Las Palmas, Tonsupa, Atacames, Súa, Same, Tonchigüe, Isla de Muisne, Mompiche y Bunche, preparan las normas de bioseguridad y distancia.

Antes del reinicio de actividades se capacitará a los operadores, contó Cristian López, analista de la oficina técnica de Esmeraldas, del Ministerio de Turismo, en la Zona 1.

En Atacames, el regreso de los bañistas será con los 380 hoteles que tiene el cantón, reveló Alfonso Aparicio, presidente de la Cámara de Turismo, de esta localidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *