Día de Trabajo: 361 361 personas en teletrabajo en dos meses en Ecuador.

Este 1 de Mayo del 2020, Día Internacional del Trabajo, se conmemorará en medio de un confinamiento mundial, con millones de plazas de trabajo perdidas y con dinámicas laborales que se han visto alteradas por la pandemia del covid-19. Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 436 millones de empresas en el mundo afrontan el riesgo de interrupción de sus actividades en esta pandemia. En ese contexto, el teletrabajo (trabajo vía remota desde casa) ha cobrado un protagonismo inusitado.

En Ecuador, esta modalidad entró en vigencia en el 2016 y hasta febrero del 2020 se registraban 14 500 teletrabajadores. Con el inicio del estado de excepción, las cifras se dispararon y al cabo de 44 días de restricción el Ministerio de Trabajo tiene en sus registros a 375 861 teletrabajadores; es decir, 361 361 personas entraron a esta modalidad en dos meses. El desarrollo de esta modalidad durante la cuarentena ha dejado importantes lecciones a empresas y trabajadores. Los negocios debieron hacer inversiones para implementar nuevas herramientas tecnológicas, poner a prueba mecanismos de evaluación remota y, en general, transformar la cultura empresarial, especialmente en aquellas empresas que incursionaron por primera vez en la modalidad de teletrabajo.

Los empleados tuvieron que acoplarse a nuevas rutinas, desarrollar habilidades y adquirir conocimientos que les permitan tener un mejor desempeño. En algunos casos, la experiencia ha sido agotadora, cuentan los empleados, porque no tienen horarios definidos y han tenido dificultad para dividir las actividades de la vida personal de las tareas laborales, en medio de un confinamiento domiciliario y compartiendo tareas del hogar. Una encuesta realizada por Deloitte Consulting a 129 empresas ecuatorianas, publicada en abril, revela que el 91% se acogió al teletrabajo por la emergencia sanitaria. La mayoría de empresas manifestó no haber estado preparada.

Las encuestadas mencionaron problemas con el servicio de Internet y conexión VPN en las casas de los colaboradores. El estudio también refleja que los trabajadores tuvieron problemas para organizar sus tareas de trabajo con aquellas de la vida personal (compra de alimentos, tiempo con hijos, estudios, entre otros). Ahora que el país se apresta a reactivar paulatinamente las actividades, a partir del 4 de mayo, lo primero que deben hacer los empleadores es evaluar qué empleados pueden y deben mantenerse como teletrabajadores, según los expertos en talento humano.

La capacitación al personal y atención a su estado emocional son claves en esta temporada. No se trata únicamente de ver los resultados sino de conocer cómo se llegó a ellos, coinciden Xavier Verdesoto y Paúl Morillo, representantes de las firmas de consultoría Nexus Talent y Adecco, respectivamente. La empresa Filtrocorp tuvo que dar un giro a su estructura de trabajo a raíz de la declaratoria de emergencia sanitaria. Aunque ciertos ejecutivos ya tenían implementado el acceso a la modalidad remota, la plantilla de más de 150 colaboradores tuvo que adaptarse sobre la marcha. Al momento, 80 personas hacen teletrabajo. Juan Pablo Vallejo, director de la firma, explicó que no era un cambio que la empresa tenía contemplado para el 2020 y que, sin duda, representó una inversión de recursos. 

El reto fue la adaptación de horarios, reuniones virtuales y la combinación de estar en casa trabajando. Además, señaló que se han registrado complicaciones porque no todos tienen las herramientas tecnológicas completas o un servicio de Internet estable. Si bien están midiendo los resultados diarios a través del acceso al sistema de la compañía, antes de finalizar la semana se realizan videollamadas para afinar inconvenientes que se presentasen en diferentes procedimientos. María José Prado se reporta diariamente con sus jefes enviando capturas de pantallas de lo que realiza con sus estudiantes. Ella es profesora de violín y piano en una academia de Guayaquil. Con sus alumnos se conecta a través de la plataforma Zoom.

Para llegar a ellos toca los instrumentos mientras su madre la ayuda con la cámara. “Lo complejo es hacer planos con la cámara de forma que se me vean a detalle los dedos, es algo que nunca pensé que me tocaría hacer”, cuenta. Para Diana, empleada privada y madre de tres niños, trabajar desde casa no ha sido sencillo porque al mismo tiempo debe atender a sus hijos. Esta analista de proyectos cuenta que es difícil no tener un horario fijo para sus actividades laborales, como cuando estaba en la oficina, porque sus jefes le asignan tareas y hacen consultas a cualquier hora del día, incluso fines de semana. EN CONTEXTO Según la OIT, el número de horas de trabajo disminuyó de alrededor del 4,5% en el primer trimestre del 2020. América está entre las regiones que experimentarán la mayor pérdida de horas de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *