Familiares de pacientes con covid-19 viven dramas en busca de atención.

El aumento de casos de covid-19 ha puesto en apuros a los sistemas de salud pública del mundo. En Italia, por ejemplo, bordean los 60 000 contagios registrados y ya enfrentan un colapso en hospitales. Esta realidad empieza a palparse en Ecuador, en especial en Guayas, donde se concentran más del 70% de diagnósticos. Según familiares de quienes tienen el virus, no han recibido la atención esperada. El sábado 14 de marzo de 2020, hace 11 días, Fabricio Cornejo, de 53 años y padre de tres hijos, sintió los primeros síntomas de esta enfermedad respiratoria. Presentó tos leve, pero la fiebre empezó a subir: llegó a 38 grados. En un centro médico público le negaron la entrada, ya que su temperatura bajó. Lo relata su hija Melissa, quien reside en Los Ceibos, norte de Guayaquil. Cree que quizá la hija de su jefe, quien llegó de España, pudo contagiarle

Sus familiares se comunicaron con el 171, call center que atiende temas relacionados con la nueva cepa de coronavirus. Tampoco hubo respuesta. “Nos indicaron que acudirían el miércoles 18, pero nunca llegaron. Le dieron una cita para el próximo 20 de abril”, contó. Seis días después y con los síntomas más intensos, la familia logró que un equipo del Ministerio de Salud le tomara muestras para determinar la presencia o no del virus. El resultado positivo llegó en 48 horas (el pasado domingo). El acceso a las pruebas diagnósticas es uno de los problemas. Ayer, el ministro Juan Carlos Zevallos aseguró que en esta semana llegarán de Miami, y otras de China. “Tenemos ocho o 10 proveedores”. Garantizó que el lunes esperan 200 000, entre rápidas y las PCR, 80% más confiables”.

Desde el sábado 21, el estado de salud de Fabricio empeoró. La fiebre “era incontrolable, su tos no paraba y empezó a faltarle la respiración”. Antes de ello le hicieron una tomografía en la que les comentaron que sus pulmones estaban inflamados, por lo que debían hospitalizarlo. De emergencia lo trasladaron a una clínica privada, no lograron que lo recibieran en una pública. El hombre está intubado pero estable, en terapia intensiva. Su familia aún espera que las autoridades se acerquen para levantar el cerco epidemiológico y hacerles la prueba de detección del virus. “Nosotros no hemos salido de casa, pero sí queremos que nos tomen las muestras”.

El hombre está intubado pero estable, en terapia intensiva. Su familia aún espera que las autoridades se acerquen para levantar el cerco epidemiológico y hacerles la prueba de detección del virus. “Nosotros no hemos salido de casa, pero sí queremos que nos tomen las muestras”. También les preocupan los altos costos de la clínica, que llegan a los USD 60 000. Aunque, consultado, el Ministro aseguró que por el decreto de excepción ese centro no debería cobrar esos montos. El viceministro de Salud, Ernesto Carrasco, reconoció ayer ante la Asamblea, vía teleconferencia, que la capacidad de los hospitales de Guayaquil “está llegando al tope de la capacidad resolutiva. Me quedan muy pocas de UCI (Unidad de Cuidados Intensivos)”. Tanto Carrasco como el Ministro negaron que los pacientes del Guayas fueran a ser trasladados a Quito. “Estamos trabajando en equipamiento. El 171 tiene capacidad para atender a 800 000 personas al día”, precisó Zevallos. Y reiteró que es el canal para que la población con síntomas pueda despejar sus dudas. “La gente aún no toma conciencia de lo que puede hacer este virus”, anota una de las tres pacientes recuperadas, que pide la reserva de su nombre. Tiene 33 años; su tía falleció, fue el primer caso confirmado de covid-19 en el país. Su papá, diabético y adulto mayor, aún lucha contra el virus. A ella le preocupa que las anteriores autoridades no hayan estado preparadas para enfrentar a la enfermedad. “Nos enteramos de los diagnósticos positivos por los medios de comunicación. Agradecemos a un médico cubano que nos enviaron a la casa y nos respondía cuando le consultábamos si recetas caseras pudieran ayudar a nuestros sistemas inmunológicos”. Víctor Álvarez y Wilson Tenorio, presidentes de los colegios médicos de Pichincha y de Guayas, le desean éxito al nuevo Ministro. Álvarez ve necesario que haya planes de contingencia en cada hospital, para que cuando se presenten más casos se pueda dar la cobertura a todos y no colapse el sistema. Mientras Tenorio insiste en pedir dotación de equipos, pues tienen el reporte de varios colegas infectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *